Soft Skills: una revolución emocional

La motivación, la escucha activa, la responsabilidad personal y social, la autonomía o el trabajo en equipo. ¿Te suena? ¡Seguro que sí! Las ‘soft skills’ son valores en alza que se complementan con las llamadas ‘hard skills’ es decir, aquellas que la persona necesita para desempeñar su trabajo y que se adquieren en los años de formación y experiencia profesional. Seguro que si estás en activo o en búsqueda de empleo estos términos te comienzan a sonar. Y, es que, en los últimos años las soft skills han ido irrumpiendo en diferentes facetas de nuestra vida con mucha fuerza. ¿Quieres saber más sobre las soft skills? ¡Sigue leyendo!

Soft Skills: una revolución emocional

Seguramente quieras saber que soft skills están actualmente más demandadas. ¡Nosotros te lo contamos!

Habilidades de Comunicación

Vas a tener que relacionarte con personas. Saber comunicarte y llegar a ellas, hace que no solo seas un profesional válido, sino que puedes conectar mucho mejor con aquellos con los que interactúes. Y no solo hablamos de convencer a clientes. Cuanto mejor te comuniques, mejor discurso e influencia, mejor diálogo entre tu equipo y mejor transmisión de lo que quieres hacer llegar.

Creatividad

Se trata de una soft skill muy valorada en entornos participativos, donde se aprecia que la persona aporte ideas, colabore y forme parte de la propia evolución y crecimiento de la empresa. Suele tenerse en cuenta en organizaciones con formas de trabajo colaborativas y que necesiten personas que no solo ejecuten sus funciones. Es importante aportar creatividad para resolver conflictos o aportar luz en momentos en los que hay que tomar decisiones.

Inteligencia emocional

Sin la inteligencia emocional, en breve vamos a necesitar mucha ayuda. Si vamos a rodearnos de la mejor tecnología para ayudarnos con los trabajos menos humanos, las habilidades que nos ayuden a gestionar nuestras emociones van a ser vitales, porque van a ser las que además destaquen por encima. Poder gestionar momentos de estrés en los que no perdamos el norte, situaciones en las que hay que tomar una decisión y ser consecuente, en la que podamos comunicarnos y tener empatía y ser asertivos, es imprescindible para relacionarnos. Una de las soft skills más valoradas.

Pensamiento crítico

Ya no se demandan empleados que cumplan con su cometido. Se quiere a personas que puedan cuestionarse lo que ven, que analicen, que piensen y comprendan lo que sucede a su alrededor. Es importante tener un pensamiento crítico para poder evaluar con mayor certeza y así tener en cuenta todos  los factores. Alguien así ayuda en la visión global y gestiona bien la información recibida, es capaz de entender y asimilar el contenido de manera mucho más ágil y eficiente.

Trabajo en equipo

Es importante saber trabajar en equipo, a pesar de que muchas de las cosas de tu día a día puedas hacerlas solo. Siempre vas a tener que colaborar en algún momento dado con otras personas. Y si además lo haces de una manera sencilla, agradable, con fácil comunicación, facilitando la gestión y el trabajo dentro del equipo, será algo que vaya en tu favor. Trabajar en equipo no es simplemente tener que hacer algo con alguien. Se trata de saber escuchar, delegar, asumir responsabilidad y gestionar los roces que puedan surgir, entendiendo que el objetivo común está por encima.

Gestión del tiempo

Si de algo nos quejamos constantemente es de la falta de tiempo. En las organizaciones tampoco van sobrados y constantemente se oye que todo es para ayer. A pesar de que la planificación y la organización es algo también muy demandado, se valora mucho la soft skill de la gestión del tiempo. La capacidad de ser resolutivo asumiendo el trabajo y teniendo en cuenta el tiempo que tienes.

Adaptabilidad

En el entorno en el que estamos, una de las soft skills que más se demanda, es la de ser adaptable. Es importante entender el entorno, adaptarse a las circunstancias y no sufrir excesivamente con los cambios. Vivimos en un momento en el que el cambio ya no es algo excepcional. De hecho, parece haberse instalado y es algo con lo que debemos convivir. Por lo tanto si tiene facilidad para adaptarte a lo que vaya surgiendo en la organización y se perciba allí dentro, mucho mejor.

Como ves, no se trata de formarte más o de tener más conocimiento en algo. Las soft skills van contigo, dicen mucho más de ti de lo que crees. Hablan de ti incluso cuando no estás en el trabajo. ¿Vas a cuidarlas y darles valor para que te hagan brillar?