bonificar formación

Las empresas son cómo seres vivos, nacen, crecen, se reproducen y mueren. Realizan intercambios de materiales, importan las personas, en este caso los trabajadores, consumen recursos como agua, luz y otros, se transforman, y si no se adaptan a la demanda exterior pueden desaparecer.

La formación, en el sector empresarial tiene como objetivo generalmente mejorar la competitividad y la sostenibilidad:

  • Se mejora la formación a lo largo de la vida de los trabajadores desempleados y ocupados mejorando su capacitación profesional y promoción personal.
  • Mejora la empleabilidad de los trabajadores desempleados con el fin de potenciar su integración y reinserción en el mercado de trabajo.

Está claro que la formación es una inversión, pero a su vez también es un gasto. ¿Y además de convertir la formación en inversión, en lugar de gasto, bonificamos parte de ella?

Obtendremos el resultado de una inversión más rentable. Y, ¿cómo se solicita? ¿todas las empresas reciben bonificación? Varía en función de los salarios, el aporte privado de la empresa, pero todas las empresas tienen una cuota asignada, la cuestión es que se haga uso de ella o no.

Pero no es simplemente hablar de formación si no de proactividad, de motivación de los empleados generando así mayor compromiso con la empresa y poder fomentar un equipo actualizado. Estas son las principales ventajas:

  • Desarrollo personal y profesional de los empleados. Genera una motivación extra para el trabajador crecer en su formación y renovar sus conocimientos. La formación bonificada crea espíritu de superación y anhelo de mejora aumentará el nivel de confianza en la organización.
  • Beneficios de la imagen corporativa a nivel interno. Que una empresa invierta en formación es una empresa que invierte en mejorar y los trabajadores perciben esa sensación de evolución, la preocupación por estar actualizado y en mejorar. Y sobre todo en la confianza en sus empleados y en sus capacidades y habilidades para crecer y mejorar juntos.
  • Mejora flexible y sin coste de recursos humanos, materiales y técnicos. Hablamos de aprovechamiento de los recursos y ahorro en costes materiales y optimización de los medios gracias a la formación que permite una mejor cualificación en los diferentes puestos de trabajo. Ya que se subsanan errores o carencias que se pudieran tener previamente a esta. Si a esto sumamos la gratuidad y flexibilidad de los cursos bonificados, el beneficio para la empresa es muy alto.

Todo esto serían ventajas que la empresa obtendría de esta formación, ¿y los empleados? La formación ofrece la posibilidad de mejorar el perfil profesional, obteniendo nuevas habilidades y formando parte de una empresa que favorece la evolución profesional. Las ventajas más destacadas son:

  • Evolución profesional
  • Aumento de la cualificación personal y de las posibilidades de especialización
  • Mejora y aumento de la motivación

 

Ahora que ya conoces todas las ventajas sobre la formación bonificada y por qué hacerlo, infórmate y no dejes pasar la oportunidad sobre nuestros cursos.