Dar las gracias en el trabajo: un cactus que no debemos olvidar

En nuestro día a día nos olvidamos muchas veces de dar las gracias. Un simple gesto que demuestra a las personas que tenemos alrededor que sabemos todo lo que hacen y estamos agradecidos con ellos. En el trabajo pasa exactamente lo mismo. Muchas veces estamos demasiado centrados en terminar unas tareas para comenzar otras y no nos paramos ni un segundo a agradecer.

Lo cierto que es muy pocas veces nos llevamos las gracias en el trabajo. Y, esto, es un gran error. Ser agradecido con tus empleados está directamente relacionado con la mejora de la productividad y la eficiencia en el trabajo. Además, no nos engañemos a nadie le disgusta recibir un gracias sobre todo después de un gran esfuerzo. A continuación, te presentamos unas formas muy molonas de dar las gracias en el trabajo.

Dar las gracias en el trabajo: un cactus que no debemos olvidar

Demuestra tu reconocimiento sincero.

Sí, para mostrarse agradecido sólo hay que decir «Gracias». Sin embargo, debes tomarte el tiempo para agradecerle a esa persona por haber hecho algo específico, algo como haber entregado el proyecto de un cliente a tiempo, proveer soporte excepcional a un integrante del equipo, o incluso por haber cuidado al gato el viernes pasado.

Involucra a todo tu equipo de trabajo

Darle las gracias a tu equipo de trabajo no siempre tiene que ser de forma verbal o con un regalo. Agradecerle a los demás afecta directamente su percepción sobre el reconocimiento y el valor, así que una buena manera de hacerlo es involucrando a tu equipo en proyectos y tareas importantes.

Presta atención y escucha

Esta es otra manera simple pero poderosa, de practicar la gratitud y mostrarle a tu equipo que lo valoras. Especialmente como líder, tal vez piensas que tú eres el que debería estar haciendo y recibiendo todo. Eso está muy lejos de la realidad.

Una buena cultura de gratitud en la empresa puede ayudarte a  mejorar sin duda alguna la productividad y el ambiente del equipo.